5 razones de la TG-5

5 razones por las que la Olympus TG-5 nos vuelve locos

Olympus TG-5

La Olympus TG-5 es una cámara compacta que Olympus ha lanzado pensando en las necesidades de todo tipo de fotógrafos pero especialmente en los amantes de la aventura, acción y principiantes en fotografía submarina y que ha conseguido que incluso fotógrafos profesionales la llevemos siempre encima. Esta pequeña cámara, evolución de la TG-4, nos enamora cada vez que la sacamos al ofrecernos algunas prestaciones que no nos da ninguna cámara del mercado, incluyendo réflex y sin espejo. De hecho yo la llevo en la mochila en todos mis viajes de buceo ya sea como como cámara de apoyo e incluso algunas inmersiones las hago exclusivamente con ella.

Son muchas razones las que enganchan de esta Olympus (los que me seguís en Facebook sabéis que soy gran defensor de sus prestaciones) pero estas 5 son las que han conseguido volvernos locos a los que la usamos:

Súper intuitiva

Esta es una de las razones principales que nos ha enamorado de la TG-5 y por la que sabemos que es perfecta para aquellos que están empezando en el mundo del buceo y la fotografía submarina.

tortuga-olympus-tg-5

Tortuga nadando. La velocidad de disparo de la TG-5 permite congelar el movimiento

Los buceadores principiantes, necesitan concentrarse en mantener una buena flotabilidad, sin poner en peligro ni a sí mismos ni al entorno. Olvidarnos de configuraciones complicadas de las cámaras y poder concentrarnos en la fotografía gracias a un menú sencillo e intuitivo es vital, tanto para tomar buenas fotos como para bucear con tranquilidad. Y ahí es donde Olympus, que lleva mucho tiempo haciendo muy bien los deberes, en este modelo ha dado con la clave. El menú directo de la TG-5 hace que bajo el agua solo tengamos que preocuparnos de 4 modos: instantánea, para poca profundidad o piscina, modo amplio para cualquier escena y situación, modo macro y modo HDR (alto rango dinámico). Buceando con la TG-5 no tenemos más que disfrutar de la foto y la inmersión, olvidándonos de las configuraciones de la cámara.

Resistente

El apelativo “Tough” (duro o resistente en inglés) que Olympus le ha dado a su TG-5 no ha sido por casualidad. La marca japonesa quiere que esta cámara acompañe a los fotógrafos en todo momento, no solo si haces buceo, también es ideal para otras situaciones extremas como barranquismo, descenso de cañones o ski. ¿Por qué? Principalmente porque la TG-5 aguanta hasta 100 kg de presión con lo que no temas por tu cámara si te caes encima de ella. Además se puede sumergir hasta 15 metros de profundidad sin carcasa (interesante también para los fotosub ya que si se inunda la carcasa la cámara no sufrirá) e incluso soporta caídas de hasta 2,1 metros. En el caso de los aficionados al montañismo y el ski, la Olympus TG-5 también será una buena compañera al soportar -10º C dándonos la certeza de que las baterías no se descargarán de golpe como les suele pasar en condiciones de frío extremo.

Para este tipo de fotógrafos aventureros otras características que apreciarán mucho son su GPS integrado y opciones específicas para distintos medios como su brújula, sensor de temperatura e incluso manómetro.

La Olympus TG-5 es una cámara compacta que Olympus ha lanzado pensando en las necesidades de todo tipo de fotógrafos pero especialmente en los amantes de la aventura, acción y principiantes en fotografía submarina y que ha conseguido que incluso fotógrafos profesionales la llevemos siempre encima. Esta pequeña cámara, evolución de la TG-4, nos enamora cada vez que la sacamos al ofrecernos algunas prestaciones que no nos da ninguna cámara del mercado, incluyendo réflex y sin espejo. De hecho yo la llevo en la mochila en todos mis viajes de buceo ya sea como como cámara de apoyo e incluso algunas inmersiones las hago exclusivamente con ella. Son muchas razones las que enganchan de esta Olympus (los que me seguís en Facebook sabéis que soy gran defensor de sus prestaciones) pero estas 5 son las que han conseguido volvernos locos a los que la usamos: Súper intuitiva Esta es una de las razones principales que nos ha enamorado de la TG-5 y por la que sabemos que es perfecta para aquellos que están empezando en el mundo del buceo y la fotografía submarina. Los buceadores principiantes, necesitan concentrarse en mantener una buena flotabilidad, sin poner en peligro ni a sí mismos ni al entorno. Olvidarnos de configuraciones complicadas de las cámaras y poder concentrarnos en la fotografía gracias a un menú sencillo e intuitivo es vital, tanto para tomar buenas fotos como para bucear con tranquilidad. Y ahí es donde Olympus, que lleva mucho tiempo haciendo muy bien los deberes, en este modelo ha dado con la clave. El menú directo de la TG-5 hace que bajo el agua solo tengamos que preocuparnos de 4 modos: instantánea, para poca profundidad o piscina, modo amplio para cualquier escena y situación, modo macro y modo HDR (alto rango dinámico). Buceando con la TG-5 no tenemos más que disfrutar de la foto y la inmersión, olvidándonos de las configuraciones de la cámara. Resistente El apelativo “Tough” (duro o resistente en inglés) que Olympus le ha dado a su TG-5 no ha sido por casualidad. La marca japonesa quiere que esta cámara acompañe a los fotógrafos en todo momento, no solo si haces buceo, también es ideal para otras situaciones extremas como barranquismo, descenso de cañones o ski. ¿Por qué? Principalmente porque la TG-5 aguanta hasta 100 kg de presión con lo que no temas por tu cámara si te caes encima de ella. Además se puede sumergir hasta 15 metros de profundidad sin carcasa (interesante también para los fotosub ya que si se inunda la carcasa la cámara no sufrirá) e incluso soporta caídas de hasta 2,1 metros. En el caso de los aficionados al montañismo y el ski, la Olympus TG-5 también será una buena compañera al soportar -10º C dándonos la certeza de que las baterías no se descargarán de golpe como les suele pasar en condiciones de frío extremo. Para este tipo de fotógrafos aventureros otras características que apreciarán mucho son su GPS integrado y opciones específicas para distintos medios como su brújula, sensor de temperatura e incluso manómetro. Nudibranquio del género Chromodoris fotografiado con una Olympus TG-5 en el Mar Rojo Versátil como pocas cámaras compactas Olympus ha pensado mucho en los diferentes tipos de fotógrafos que pueden sacar el máximo de esta cámara al dar la posibilidad de añadirle muchos accesorios. Desde la carcasa submarina que te permite bucear con la TG-5 hasta 45 metros de profundidad a una serie de accesorios para añadir en el frontal y convertirla en la compacta más versátil. Por ejemplo, le podemos quitar el aro embellecedor para incluir una lente angular y conseguir una mayor profundidad de campo para fotografía de paisaje, añadir un teleobjetivo e incluso nos permite usar una luz anular para realizar macros espectaculares con el modo microcópio a... ¡¡¡ 1 cm. de distancia !!!. Vídeo en 4K Otra de las características que también encanta de la Olympus TG-5 es que es capaz de grabar vídeo en 4K y además cuenta con otros dos modos de vídeo: full HD filmando a 120 fotogramas por segundo y HD a 240 fotogramas lo que te permitirá hacer slowmotions directamente en cámara sin necesidad de usar programas de edición, ni tener que cambiar velocidades. Pocas compactas podrás encontrar en el mercado con tan buenas prestaciones de vídeo. Modo microscopio Aunque acabo de mencionarlo, dejo para el final la característica que más me ha maravillado de la Olympus TG-5 y que cada vez que la demuestro en salidas e inmersiones deja con la boca abierta a todo el que lo ve. ¿Te imaginas llevar contigo un microscopio en el bolsillo con el que hacer fotos? Pues este modo es directamente eso, un microscopio que además no tiene uno sino cuatro diferentes modos. En microscopio podemos realizar aumentos de 11x que, para que te hagas una idea, nos permite casi fotografiar el ojo de un insecto pudiendo enfocar desde solo 1 cm de distancia. Otro modo al que podemos sacar mucho partido si te gusta el macro es el modo “bracketing”, que nos permite realizar una serie de fotos cambiando en enfoque a partir del primer enfoque y elegir la foto final entre los diferentes enfoques que la cámara realiza automáticamente. El tercer modo, el “Focus stacking”, te permite realizar una serie de fotos a partir de la primera que enfocas, superponiendo las imágenes para darte un resultado final con una profundidad de campo brutal, consiguiendo fotos macro siempre enfocadas aún habiendo situado el objetivo a un solo centímetro. El último modo microscopio es también espectacular y te permite realizar zoom digital hasta 22x y 44x de aumento que puede dar mucho juego para determinadas situaciones y que realmente convierten a tu TG-5 en un microscopio. Por si fuera poco, siendo una cámara compacta de modos semi-automáticos que permite tirar en modo prioridad a la apertura, en modo programa, y luego en los modos de escena, submarina y microscopio que ya hemos comentado, además puedes disparar en RAW y así tener toda la información del momento de la captura, manteniendo toda la calidad de la imagen y poder editarla con mucha más libertad. Lo dicho, la Olmypus TG-5 es una pequeña joya que una vez pruebas te enamoras.

Pez Piedra fotografiado con una Olympus TG-5 y luz continua en el Mar Rojo

Versátil como pocas cámaras compactas

Olympus ha pensado mucho en los diferentes tipos de fotógrafos que pueden sacar el máximo de esta cámara al dar la posibilidad de añadirle muchos accesorios. Desde la carcasa submarina que te permite bucear con la TG-5 hasta 45 metros de profundidad a una serie de accesorios para añadir en el frontal y convertirla en la compacta más versátil. Por ejemplo, le podemos quitar el aro embellecedor para incluir una lente angular y conseguir una mayor profundidad de campo para fotografía de paisaje, añadir un teleobjetivo e incluso nos permite usar una luz anular para realizar macros espectaculares con el modo microcópio a… ¡¡¡ 1 cm. de distancia !!!.

Vídeo en 4K

Otra de las características que también encanta de la Olympus TG-5 es que es capaz de grabar vídeo en 4K y además cuenta con otros dos modos de vídeo: full HD filmando a 120 fotogramas por segundo y HD a 240 fotogramas lo que te permitirá hacer slowmotions directamente en cámara sin necesidad de usar programas de edición, ni tener que cambiar velocidades. Pocas compactas podrás encontrar en el mercado con tan buenas prestaciones de vídeo.

Modo microscopio

Olympus TG-5 miroscopio

Aunque acabo de mencionarlo, dejo para el final la característica que más me ha maravillado de la Olympus TG-5 y que cada vez que la demuestro en salidas e inmersiones deja con la boca abierta a todo el que lo ve. ¿Te imaginas llevar contigo un microscopio en el bolsillo con el que hacer fotos? Pues este modo es directamente eso, un microscopio que además no tiene uno sino cuatro diferentes modos.

En microscopio podemos realizar aumentos de 11x que, para que te hagas una idea, nos permite casi fotografiar el ojo de un insecto pudiendo enfocar desde solo 1 cm de distancia. Otro modo al que podemos sacar mucho partido si te gusta el macro es el modo “bracketing”, que nos permite realizar una serie de fotos cambiando en enfoque a partir del primer enfoque y elegir la foto final entre los diferentes enfoques que la cámara realiza automáticamente. El tercer modo, el “Focus stacking”, te permite realizar una serie de fotos a partir de la primera que enfocas, superponiendo las imágenes para darte un resultado final con una profundidad de campo brutal, consiguiendo fotos macro siempre enfocadas aún habiendo situado el objetivo a un solo centímetro. El último modo microscopio es también espectacular y te permite realizar zoom digital hasta 22x y 44x de aumento que puede dar mucho juego para determinadas situaciones y que realmente convierten a tu TG-5 en un microscopio.

Por si fuera poco, siendo una cámara compacta de modos semi-automáticos que permite tirar en modo prioridad a la apertura, en modo programa, y luego en los modos de escena, submarina y microscopio que ya hemos comentado, además puedes disparar en RAW y así tener toda la información del momento de la captura, manteniendo toda la calidad de la imagen y poder editarla con mucha más libertad.

Lo dicho, la Olmypus TG-5 es una pequeña joya que una vez pruebas te enamoras.

Medusa mar

Cualquier sujeto en cualquier circunstancia de luz. Medusas en Mar Rojo

 

Autor: Juan Jose Saez

Share this Post!