Envíos GRATIS a partir de 100€ de compra +info

7 características imprescindibles en una buena mochila fotográfica

Mochila fotografica ManfrottoLas mochilas fotográficas son imprescindibles para cualquier fotógrafo viajero. Nos permiten movernos grandes distancias llevando un equipo de fotografía completo con cuerpo, diferentes objetivos o múltiples accesorios. Además son perfectas tanto para ir en el metro como en coche, tren o avión.

Ya sea para un viaje fotográfico en El Cairo, en tu propia ciudad, en unas vacaciones en la montaña o perdido en entornos rurales, hay ciertas características que después de varios viajes por todo el mundo hemos detectado como imprescindibles en estas mochilas:

1. Alta capacidad y compartimentada

Cuando viajamos tenemos que contar con una mochila capaz de permitirnos transportar separados elementos del equipo como objetivos, baterías, cargadores, flashes, tarjetas de memoria… y por supuesto uno o dos cuerpos de cámara. La compartimentación de la mochila es imprescindible.  Esos espacios separados tienen que estar acotados por elementos acolchados, vitales para mantener el equipo seguro. Y si son movibles para adaptarlos al equipo que llevamos, mucho mejor.

Compartimentos mochila fotograficaYo soy uno de esos fotógrafos que aprovecha cualquier momento para descargarse las fotos y poder llevar mi portátil en la mochila, descargar y editar las fotografías directamente en el destino es casi esencial. ¿Vosotros podéis esperar a llegar a casa o el hotel para poder ver, editar o enviar fotos? Yo, no, además por motivos de trabajo la mayoría de las veces no puedo.

Compartimento para portatil mochila fotoTambién este tipo de mochilas son perfectas como almacenamiento y tanto en el hotel como en casa podéis usarla para guardar con seguridad algunas cámaras, objetivos o flashes. Así que una buena mochila fotográfica también sirve como método de almacenamiento. 2×1.

2. Segura y cómoda

¿Cuánto peso sueles llevar a la espalda cuando viajas? Suma todos los accesorios que llevas cuando viajas: el cuerpo de la cámara, objetivos, ordenador, trípode, botella de agua, prismáticos… fácilmente puedes sumar hasta 15 kilos a la espalda.

A tu mochila pídele unas buenas correas regulables en los hombros, anchas y acolchadas. Un ajuste pectoral suele venir bien también para que no baile la mochila en nuestra espalda. Si la mochila no está bien fijada te creará una sensación de inseguridad e incomodidad notable, acabarás con dolor de riñones y además se puede dañar el equipo.

Si eres de los que se patea varios kilómetros o sube a los picos más altos, plantéate hacerte con una mochila que incluya correas con cierre en la cadera para que la transportes de la manera más compacta posible. Si además cuenta con refuerzos para la parte baja de la espalda y los omoplatos, mucho mejor, te cansarás mucho menos y conseguirá repartir el peso más uniformemente.

Mochila foto acolchada

3.Protección anti-lluvia

Esta es una característica que se nos puede olvidar tener en cuenta, pero que es posible que si el día que compramos la mochila es soleado y no nos acordemos que de vez en cuando llueve 🙂

Hay mochilas para equipo fotográfico con revestimientos impermeables que los suelen llevar en un bolsillo en la parte baja y otras que están fabricadas con materiales impermeables.

Todo depende del tipo de fotografía que hagamos, pero quien más quien menos hace fotos en zonas a la intemperie, donde un chaparrón nos puede pillar de improviso. No lo dudes, gástate algo más de dinero y cómprate una mochila fotográfica impermeable. Sí, son más caras, 50€ o 60 € más caras, pero protege un equipo de cientos o miles de euros. Ah, igual de importante asegurarse de que las cremalleras son también impermeables, una buena chupa de agua puede colarse por cualquier lado.

4. Rápido y fácil acceso

Poder abrir una cremallera por completo y disponer de todo el contenido de tu mochila en segundos no tiene precio. Busca comprar mochilas fotográficas con diferentes accesos al interior y que se abra por completo, como las maletas trolley. Además de no sufrir por tener que sacar todo el contenido de la mochila cuando estés buscando, por ejemplo, un objetivo, te será más fácil montar el equipo en situaciones inesperadas en las que te encantaría tener la cámara en el cuello. Si puedes acceder a todo el contenido con una simple apertura de la cremallera ganarás un tiempo muy valioso.

Acceso mochila fotografica5. Lo más compacta posible

Quizá no sea una característica que tenemos en cuenta cuando estamos al aire libre, pero si nos encontramos en un viaje fotográfico por una gran ciudad, metiéndonos en metros, museos o mercados atestados de gente, cuando más compacta sea nuestra mochila, más ajustada a nuestros cuerpo mucho mejor. Tanto por comodidad como por seguridad y protección del propio equipo, trata de hacerte con una mochila compacta, cómoda y acolchada.

6. Transporte de trípode

Para los que soléis usar trípode existe la posibilidad de encontrar mochilas con tiras exteriores que nos permiten adosar el trípode y llevarlo cómodamente. Llevar la mochila y colgando de una tira en el hombro el trípode puede convertir un viaje cómodo en una travesía muy ardua.

Correas trípode mochila fotográfica7. Compartimento polivalente

Otro factor a considerar es que tenga un compatimento aislado de la parte principal para poder llevar: tarjetas de memoria, discos duros, elementos de limpieza de lentes, bolígrafos, agenda, móvil y cualquier cosa que creamos que podamos necesitar.

Compartimento polivalente mochila foto

 

Fotografía: Juan José Sáez

 

Share this Post!