Envíos GRATIS a partir de 100€ de compra +info

Aspectos importantes a la hora de comprar prismáticos

Los prismáticos tienen una gran cantidad de usos, desde la observación de aves a espectáculos deportivos, conciertos, teatro, eventos deportivos e incluso para astronomía. Para muchos fotógrafos los prismáticos son casi tan imprescindibles como la propia cámara cuando salen a hacer fotos en plena naturaleza. Esos prismáticos que finalmente elijamos pueden incrementar enormemente tanto nuestro disfrute de ese día de campo como de las fotos que obtengamos. Ser capaz de encontrar los más adecuados, saber “leer” la información que ofrecen y comprar los prismáticos idóneos para la actividad para los que los necesitamos va a marcar una gran diferencia a largo plazo, mayor satisfacción y ahorro de dinero.

Este artículo pretende «enseñarte a leer prismáticos» y ayudarte a elegir los que más te convienen según tus características e intereses como amante de la naturaleza y fotógrafo. 

1. Aumentos 

Si no vas a usar los prismáticos para un uso muy específico como astronomía, con unos prismáticos 7x o 8x a 10x será suficiente. ¿Qué significan esos números? Pues bien, esa «x» que sigue a los números hace referencia al factor de ampliación, o «a qué distancia parecen estar los objetos más cercanos”. Esta magnificación que te recomendamos es adecuada para la mayoría de actividades.

Verás que los prismáticos vienen en muchos casos con 2 números, además de ese número seguido de la x, como por ejemplo 7×35 o 36×70. El segundo número hace referencia al diámetro de las lentes principales en milímetros, siendo en el primer caso de 7 x 35 = 7 aumentos y 35 milímetros.

Hay que tener en cuenta que con factores de magnificación relativamente pequeños tendrás imágenes menos magnificadas, “más lejanas”, pero más nítidas y un campo de visión más amplio. Así que si por ejemplo quieres ver un partido de baloncesto desde una grada alta, será más aconsejable un factor de magnificación más pequeño (siempre entre esos 7x y 10x) para poder ver una parte del campo amplia donde se produce una jugada completa. Pero si estamos en la naturaleza y queremos identificar a un buitre en un risco tendremos que irnos a factores más grandes, de 10x a incluso 12x, tendiendo en cuenta que cuanto mayor sea el aumento de tus prismáticos, más oscura será la imagen y más reducido será el campo de visión.

2. ¿Es siempre es mejor mayor aumento? 

Solemos pensar que más aumento es mejor, al fin y al cabo para eso son los prismáticos, ¿no? Pues no siempre es así. Un mayor aumento efectivamente te “acercará” los sujetos u objetos que estemos mirando, y, en teoría, aumentará la cantidad de detalles que ves, pero más aumento también significa menos brillo, menor profundidad de campo y reducción del campo de visión. Nuestra recomendación es que des con el equilibrio perfecto entre tu gusto personal, tus características y el uso que vayas a dar a los binoculares. Esta pequeña guía creemos que puede ayudarte:

  • 12x y más aumentos: los aumentos de gran tamaño y menor profundidad de campo de 12x y más son adecuados para la visualización de sujetos a una distancia fija, a menudo con apoyo de un trípode u otro soporte.
  • 7x a 10x: este es el considerado por muchos como el rango ideal para la observación de aves y en general en la naturaleza. Estos binoculares ofrecen el equilibrio perfecto entre alcance, estabilidad y brillo.
  • Menor de 7x: pueden ofrecer beneficios a las personas que tienen dificultades para mantener firmes los binoculares de mayor aumento, o para las personas que desean un campo de visión muy amplio para observar la vida silvestre en movimiento rápido (como insectos grandes, por ejemplo) a distancias relativamente cortas.
  • Prismáticos de zoom: como regla general, evita los prismáticos de zoom ya que tienden a ofrecer una calidad de imagen inferior, son menos robustos y, en general, menos satisfactorios de usar que las ópticas de distancia focal fija.

A menos que estés buscando usar tus binoculares para una tarea especializada en particular, compra prismáticos en el rango de 8x a 10x para la observación general de aves y vida silvestre. Prueba diferentes aumentos para ver cuál se adapta mejor a tus necesidades y características.

Factor de magnificación 6x vs 8x

3. Objetivos

Sí, los prismáticos también tienen objetivos y dimensiones. Los prismáticos con ópticas de entrada (ese número en mm después del x que marca el prismático) más grandes obtendrán campos de visión más amplios, que son mejores para encontrar y seguir a las aves, por ejemplo. También permiten la entrada de más luz, importantísimo cuando estamos usándolos en atardeceres o al amanecer. Si lo que queremos es ver detalles de, siguiendo con el ejemplo, aves más pequeñas o a mayores distancias, entonces debemos optar por prismáticos con aumentos más grandes y objetivos más pequeños.

Hay que tener también en cuenta que cuanto más grandes sean las lentes, más peso tendrán tus prismáticos y es posible que necesites incluso un trípode.

4. Presupuesto

Un factor importante a tener en cuenta, ¿verdad? Evidentemente los prismáticos más caros serán más duraderos, te darán mejor calidad de imagen y serán, por lo general, más ligeros. Pero no desprecies unos prismáticos por que te parezcan baratos. Los hay con ópticas muy decentes y son muy duraderos desde solo 90 €. Lo importante es saber exactamente el uso que le vas a dar, quizá te equivoques con uno de 300 € si el uso que le das es contrario a sus características. 

Por lo general te recomendamos comprar lo mejor que puedas permitirte, en el mundo de los prismáticos cuanto más puedas gastarte mejor serán, más ligeros y con mejor óptica… pero no es necesario gastarte una fortuna. Hoy puedes obtener un buen par de binoculares por una inversión relativamente modesta de alrededor de 150 € – 200 €, y encontrarás algunos prismáticos realmente sobresalientes entre los 300 € y 500 €.

La compra de unos prismáticos tiene que ser vista como una inversión a largo plazo. No se quedarán obsoletos, no hay que instalar actualizaciones ni tienen memoria ni disco duro, las lentes no se deterioran y si se cuidan son tan robustos que durante muchos años estarán como nuevos.

5. Peso

De nuevo, volvemos al uso que damos a los prismáticos. ¿Piensas viajar largas distancias con él a cuestas? ¿Qué tal tienes las muñecas o el cuello? ¿Cuánto peso quieres o puedes manejar? Hay que tener en cuenta que hay prismáticos de más de 1.5 kg que colgados del cuello en largas caminatas pueden ser un estorbo y quizá tengas que optar por unos prismáticos menos potentes pero más ligeros. La opción que comentábamos arriba de optar por un trípode si los prismáticos son algo pesados es más que interesante. El disfrute de la experiencia en la naturaleza será mayor cuanto más cómodo te sientas con los prismáticos.

6. Resistentes al agua/nieve/polvo…

Si el uso que le vas a dar a tus binoculares va a ser en situaciones donde preveas que se pueden mojar, no lo dudes, hazte con unos prismáticos resistentes al agua. Si los vas a usar en la naturaleza es más que conveniente. Hay mil situaciones en las que se te pueden mojar, desde bebiendo de una botella (recuerda que la mayor parte del tiempo los llevarás colgados del cuello) a una lluvia repentina o un tropezón cruzando un río. Si además vas a subir a la nieve habitualmente o esquías con ellos, la opción de comprar unos prismáticos impermeables es también interesantísima. Eso sí, son bastante más caros.

7.¿Prisma porro o prisma de techo?

Los prismáticos vienen en dos diseños básicos basados en el tipo de prisma utilizado en su construcción óptica: el diseño tradicional de prisma porro y los diseños más modernos de prisma de techo. Hasta hace relativamente poco tiempo, los de prisma de porro eran, con mucho, el tipo de binocular más común en el mercado. Sin embargo, a medida que los precios de los prismáticos de prisma de techo de alta calidad han bajado, su popularidad ha aumentado.

¿Qué diferencia existe entre ambos? Los de prisma de porro ofrecen mejor calidad de imagen a precios más bajos: debido a la forma en que funciona el sistema óptico, los binoculares de prima de porro suelen ser más baratos de producir, y por lo tanto, son más baratos de comprar.

Por contra son más grandes y voluminosos ya que el sistema óptico de prisma de porro tiende a hacer que los prismas sean mucho más grandes. También son prismáticos más frágiles que los de prisma de techo, con lo que si vas a estar habitualmente en situaciones en las que se puedan golpear puede ser una característica a tener en cuenta. Una curiosidad, también son más propensos a empañarse.

Los prismáticos de prisma de techo consisten en dos barriles rectos, como un par de pequeños telescopios unidos entre sí. El resultado es un binocular más compacto, ligero, robusto y ergonómico, siendo más apropiado para uso en periodos largos en la naturaleza ya que además de ligeros son más fáciles de impermeabilizar y resisten mejor los golpes. Por contra, estos prismáticos tienden a producir una imagen más oscura y la nitidez de la imagen final se degrada levemente. Por último, y a tener en cuenta, los prismáticos de prisma de techo pueden igualar y superar la calidad de los de prisma de porro pero a un precio superior. 

En este aspecto la recomendación es clara: el diseño de prisma de porro es perfecto para presupuestos ajustados y para obtener el máximo rendimiento en términos de calidad de imagen, pero si puedes gastar algo más en tus prismáticos un diseño de prisma de techo te dará una calidad de imagen excelente en unos prismáticos compactos, ligeros y robustos.

Prismaticos_Kenya-2018-Masai-Mara-2-194

8. Brillo

El brillo de los prismáticos lo determina principalmente su aumento, el diámetro de la lente del objetivo que marca la cantidad de luz que entra en los prismáticos y la calidad de las lentes. Por regla general, cuanto más grande sea la lente del objetivo, más brillante será la imagen resultante, pero también hace de los prismáticos más pesados de llevar. Como en el punto anterior, el tamaño de los objetivos de tus prismáticos a elegir lo marcarán tus necesidades, intereses y características:

  • Objetivos de más de 50 mm: son los más grandes, especialmente adecuados para condiciones de poca luz o para ver a largas distancias con un aumento muy alto, a menudo desde un soporte.
  • Objetivos de 40 mm a 50 mm: estos prismáticos ofrecen un estupendo equilibrio entre rendimiento, portabilidad y condiciones de poca luz.
  • Objetivos de 30 mm a 40 mm: binoculares de tamaño mediano que ofrecen un brillo razonable en un equipo más pequeño y compacto.
  • Objetivos de 20 mm a 30 mm: binoculares compactos que ofrecen un rendimiento más pobre en condiciones de poca luz, pero en un diseño extremadamente portátil para llevar a cualquier lugar.

Como recomendación general compra unos prismáticos de tamaño mediano de 42 mm o de 32 mm como prismáticos principales para observación de vida silvestre y observación de aves para obtener la máxima calidad, versatilidad, comodidad y confort.

9. Calidad óptica

La calidad de los componentes ópticos, el diseño del propio sistema óptico y el cuidado y la atención al detalle durante la construcción desempeñan un papel importante en la calidad óptica general de los binoculares, al igual que la calidad y la aplicación de recubrimientos especiales a las lentes y prismas. ¿qué aspectos marcan la diferencia respecto a la calidad óptica?

Las lentes de dispersión extra baja (ED) o de alta densidad (HD) se utilizan en los objetivos de los prismáticos premium y telescopios. Estas dos características corrigen un fenómeno llamado «aberración cromática» que puede ser un problema con los binoculares estándar, especialmente cuando estamos ante escenas de alto contraste (sujetos claros sobre un fondo oscuro y viceversa). Las lentes ED o HD reducen o eliminan los bordes de color, mejorando la nitidez, el contraste y la fidelidad del color percibidos de la imagen resultante.

Como los objetivos fotográficos, los prismáticos tienen un “punto dulce” (del sweet spot inglés) en el centro del campo de visión donde la imagen se enfoca con mayor nitidez y facilidad antes de que se pierda a medida que avanza hacia el borde de la imagen. Cuanto más ancho sea este punto dulce central, más agradable será la sensación cuando miramos por ellos.

Un aspecto importante cuando hablamos de prismáticos destinados a la observación de aves u otro tipo de vida salvaje es la fidelidad de los colores y si es capaz de reproducir los colores y diferentes tonos con precisión. De hecho este aspecto puede incluso depender de la correcta identificación de una u otra especie en determinadas circunstancias.

Hay algunos binoculares que ofrecen una imagen ligeramente fría o cálida respecto a lo que percibimos a simple vista, así que lo ideal sería tratar de encontrar unos prismáticos lo más neutros posibles.

Otro aspecto importante es, evidentemente, la resolución: cuantos más detalles finos podamos capturar con nuestros prismáticos (el pelaje o la cara de uno oso, por ejemplo) más vas a disfrutar del momento. ¿Qué aspectos afectan a la resolución de unos prismáticos? El tamaño de la lente del objetivo, la ampliación, la calidad de los componentes ópticos y los recubrimientos de la lente y del prisma.

Si aún después de este artículo tienes dudas a la hora de comprar tus prismáticos, no lo dudes, acércate a nuestra tienda escríbenos o llámanos y te ayudaremos a que encuentres los prismáticos más adecuados a tus necesidades.

 

Fotos:

Javier Parrilla

Marisa Martínez

Fernando Rey

Share this Post!