Envíos GRATIS a partir de 100€ de compra +info

¿Por qué se pueden quemar los flashes submarinos?

 

Después de haber recibido algunos flashes submarinos de algunos clientes que estropeaados por calor, creemos que es necesario profundizar acerca del funcionamiento de los flashes, los diferentes materiales de que están hechos, los componentes que usan para su fabricación y, sobre todo, cómo funcionan para evitar que nos lleguen más flashes quemados y clientes preocupados.

Antes de saber qué no debemos hacer para dañar nuestros flashes debemos comprender cómo funcionan estos dispositivos y por qué pueden llegar a quemarse.

¿Qué es un flash submarino?

seacam-seaflash

Un flash submarino es un dispositivo que nos permite iluminar nuestras tomas fotográficas bajo el agua. La gran diferencia de estos flashes con los flashes de tierra es que el recipiente submarino que alberga toda la electrónica es estanco.

Los flashes submarinos están compuestos de un recipiente o cuerpo donde se albergan las baterías, electrónica, bombilla y un condensador. Este último es el encargado de almacenar la energía de la batería que permitirá a la bombilla iluminar la captura en el momento en el que apretamos el disparador de la cámara. Si disparamos al 50% de potencia el condensador necesitará la mitad de tiempo para cargarse que si el disparo se produce a full, esto determina que cuando tenemos el flash a poca potencia los disparos pueden ser muy seguidos pues el condensador recarga mucho más rápido.

¿Por qué pueden llegar a quemarse nuestros flashes submarinos?

Los flashes submarinos trabajan o bien de manera eléctrica con una zapata conectada a la cámara dentro de la carcasa submarina y su corresppondientes salidas a cable eléctrico conectado al flash o bien mediante fibra óptica que lo que hace el flash externo es disparar por la señal que recibe a través de la fibra óptica del flash interno de la cámara. Desde que aparecieron los dispositivos trigger, que se conectan directamente a la zapata de la cámara y llevan dos luces LED, prescindimos del flash de la cámara, con lo cual dependemos únicamente del tiempo de recarga del condensador del flash externo y aquí es donde puede venir el problema

 

trigger-aquatica

Dispositivo trigger con sus 2 baterías de alimentación

 

Así, si disparas tu cámara a ráfaga, esos dispositivos LED parpadearán en cada foto, detectándolo el flash externo. Si este está a baja potencia recargará rápido con lo cual permitirá disparar a ráfaga iluminando las fotos. Por un lado, es un beneficio claro pudiendo capturar imágenes vertiginosas ya que ilumina todas las fotos y te permite tirar muchas, todas bien iluminadas… pero por otro lado pueden llegar a quemar los flashes al incrementarse enormemente el calor que producen nuestras bombillas y no dando tiempo al flash a disipar el calor, dependiendo de la temperatura del agua.

¿Qué factores participan a la hora de acumular y disipar calor de un flash submarino?

1. Volumen del flash

El tamaño y volumen, tanto interno como externo, del flash es muy importante a la hora de acumular y disipar el calor. Cuanto más grande sea el flash, más aire interno contendrá y más fácilmente disipará el calor. Además, al contar con mayor volumen tendrá más contacto con el agua y se enfriará más rápidamente. Otro factor como el grosor de «las paredes» del flash también influye en que guarde más o menos el calor.

 

Interior-de-flash submarino

Apenas queda espacio dentro del flash para el aire que tiene que refrigerarlo

 

2. Materiales

Los flashes submarinos están fabricados en diferentes materiales, siendo el ABS y el aluminio los materiales más comunes. Si queremos un flash que disipe el calor rápidamente bajo el agua debemos optar por elegir uno de aluminio, como el caso de los Seacam.

3. Temperatura del agua

Evidentemente, la temperatura del agua juega un papel importante a la hora de enfriar nuestros flashes. No será lo mismo bucear en aguas tropicales o hacer fotos en piscina climatizada a 28 ºC que en un destino Atlántico a 16ºC, donde nuestros flashes se enfriarán mucho más rápido.

paredes-flash submarino

El grosor de las paredes del flash tienen que poder soportar la presión absoluta al sumergirnos

4. Tiempo de reciclaje del condensador

El tiempo de reciclaje del flash, que varía entre el 0.1 al 1.8 segundos, según modelo de flash submarino, también es un factor a tener en cuenta y cuanto mayor sea ese tiempo más protegido estará. 1.5 segundos bajo el agua puede parecer mucho tiempo, pero marca la diferencia respecto a su tiempo de vida.

¿Qué podemos hacer para evitar que nuestros flashes submarinos se calienten en exceso?

La pregunta del millón 🙂 Una de las recomendaciones que les damos a nuestros clientes en tienda y siempre recordamos en nuestros cursos de fotografía submarina es que, primero, tengamos en cuenta que esto sucede, que realmente un flash puede llegar a achicharrase. Sabiendo esto, aplicaremos mucho el sentido común para usar nuestros equipo de iluminación con cabeza.

El segundo punto es que si queremos disparar ráfagas seamos conscientes del riesgo y demos un margen de tiempo razonable para que el flash se enfríe y tengamos muy presente la temperatura del agua.

Juan José Sáez

Share this Post!