Filtros correctores para foto y vídeo submarino

Filtro corrector para aguas azules.

Filtro interno en una carcasa de vídeo Gates.

Filtro corrector de aguas verdes.

Cuando nos sumergimos bajo el agua, las primeras veces nos llama poderosamente la atención la pérdida de colores y si llevamos una linterna, aunque sea de día, veremos la gran variedad de colores que existen ahí abajo.

 

A los 3 metros de profundidad el color rojo se ha vuelto marrón, entre los -5 y -7 m ya no hay naranjas ni amarillos y a los -12/-15 todo es azul y verde, para tornarse totalmente azul a partir de los 25 m. Esto se debe a que la absorción de la luz al penetrar en el agua convierte a ésta en un filtro natural, en el que se van perdiendo las longitudes de onda del espectro cromático según aumenta la profundidad o la distancia, pues estos parámetros también se cumplen con relación a la distancia a la que nos encontremos del sujeto a observar o fotografiar.

 

Manteniendo como base de este artículo que la materia prima de la fotografía es la luz y que nada sustituye a unos buenos flashes o unos buenos focos, vamos a explicar cómo se comportan los filtros correctores de color bajo el agua.

Existen dos variedades de filtros correctores de color, los filtros anaranjados que se utilizarán para aguas azules (comúnmente llamados filtros rojos) y los filtros magenta que serán utilizados en aguas verdes. Básicamente estos filtros funcionan filtrando la dominante de color, lo que hace que nuestras imágenes tengan un cromatismo que de otra manera no tendrían.

 

Lo primero que hay que significar es que este tipo de filtros son efectivos entre 6 y 12 metros, en condiciones de buena visibilidad, pues a más profundidad resultan casi ineficaces y hacia la superficie, si la luz del sol es muy incidente, corremos el riesgo de “pintar” la foto con la dominante correspondiente al color del filtro que llevemos montado.

Cuando los utilicemos, si la cámara lo permite hay que hacer una balance de blancos (WB) manual con el filtro puesto, huyendo del balance de blancos automático. Es recomendable disparar en RAW, si nuestra cámara lo permite, pues al revelar corregiremos cualquier dominante de color.

 

Existen muchas marcas y fabricantes de filtros. Los más cómodos de utilizar son los que se denominan “húmedos”. Estos van montados sobre un aro metálico con rosca que se puede montar y desmontar bajo el agua, simplemente roscándolo en el frontal plano de la carcasa, si ésta lo permite o con un adaptador. Al montar un filtro, si se hace en superficie, se debe prestar un poco de atención a que el espacio existente entre el frontal plano de la carcasa y el filtro haya quedado lleno de agua, sin aire. Los filtros y los frontales de las carcasas llevan unos agujeros para facilitar la entrada de agua así como la salida de aire. En el caso de que estos se obstruyan, por culpa de la sal por ejemplo, puede no salir todo el aire, lo que originaría una burbuja que saldrá, irremediablemente, en las fotos o el vídeo que realicemos.

El mantenimiento de estos filtros es idéntico al de cualquier material de imagen; cuando salgamos del agua se aclara con agua dulce, se seca y se guarda para evitar que se arañe o rompa.

 

Aún así, en el caso de que se arañen, si el arañazo no es “un surco profundo”, bajo el agua no tiene importancia alguna pues el material de construcción tiene la misma densidad que el agua y no suele salir en la toma, otra cosa es en superficie, pero…¿ que sentido tiene utilizar un filtro corrector de color para agua, en tomas terrestres ?

Los filtros amarillos y azules son filtros específicos para fluorescencias submarinas que puedes ver en el artículo corespondiente. (ir al artículo)

 

La misma imagen submarina capturada sin filtro alguno, con filtro corrector de aguas azules y con luz contínua + filtro.