Galeria Angel Tobar

Ingeniero de minas y MBA, mi profesión me ha permitido viajar por todo el mundo desde finales de los años 80, combinando mis dos grandes pasiones, el buceo y los viajes a los lugares más recónditos del planeta.

A la fotografía subacuática llegué con la fotografía digital, allá por el año 2003, con mi primera Olympus C-5050, de tan gratos recuerdos. Desde entonces, al menos cinco modelos distintos y unas diez cámaras han pasado por mis manos, de las cuáles, unas cuantas de ellas, acabaron sus días de gloria rodeadas por las aguas de algún lejano océano…

Ahora disparo a todo lo que se mueve, y a lo que no…, con una Olympus TG-3, robusta, compacta y ligera, que me permite meterme en lugares complicados sin poner en riesgo la seguridad.

Mi filosofía: buscar nuevas experiencias y estar abierto a sorprenderme siempre con la sonrisa de un niño de Nueva Guinea Papúa o con el lento avanzar de un nudibranquio, llevando a lomos una colorida gamba…”.

Share this Post!