Primera inmersión de carcasa submarina

Carcasa submarina Aquatica para Nikon D7100 y D7200
Issota_carcasa_para_Nikon_P7100_frontal
Carcasa Olympus PT-057 para TG-850/ TG-860/ TG-870
Subal_carcasa_para_Olympus_OM-D_E-M1_frontal

Todas las carcasas submarinas, independientemente del fabricante, modelo o material de construcción, han sido testadas en fábrica, siguiendo rigurosos controles de calidad. Sin embargo, todas ellas conllevan un transporte largo, desde los países de origen y por ello se recomienda que todo usuario haga su propio test al adquirir un equipo nuevo. Este test también debe ser realizado cuando, a la carcasa, se le efectúen tareas de mantenimiento y/o reparación.

La prueba es sencilla y consiste en realizar una primera inmersión con la carcasa vacía, sin la cámara dentro. Ha de ser una inmersión de, al menos, – 10 metros de profundidad,  en la que se manipulen todos los botones y diales como si se estuviera trabajando con ella, para verificar que las tóricas, tanto principal como las de los botones, diales, conectores, etc. realizan perfectamente su trabajo.

Para realizar este test, nunca se introduce papel en la carcasa. Existe una “leyenda urbana” que hay que realizarla así, ¡¡¡ no es cierto !!!. Las carcasas nuevas, están impolutas y llenarlas de papel conllevaría, que se quedarán dentro restos de celulosa, que posteriormente pueden entrar en la cámara y en los objetivos. En el caso de que entrase la más mínima cantidad de agua, al abrirla lo detectaríamos, con lo cual el papel no tiene sentido alguno.

Una vez realizada la prueba y comprobando que es perfectamente estanca, podemos introducir la cámara y disfrutar de nuestro equipo.

Hay que verificar todas y cada una de las veces que cerremos nuestra caja estanca que, la junta está libre de cualquier suciedad por pequeña que esta sea y cada 3 o 4 inmersiones engrasarla correctamente.