Envíos GRATIS a partir de 100€ de compra +info

El comportamiento de la luz bajo el agua

Efectos-luz bajo el agua

Si revisas los artículos de nuestro blog verás que la palabra “luz” aparece en todos y cada uno de nuestros artículos, y en algunos medios especializados de fotografía en los que he colaborado siempre lo he escrito en mayúscula: LUZ. Sin luz no hay fotografía.

 

Fotografía proviene del griego (phos, «luz» y graf, «pintar») por lo cual podemos traducir fotografía como pintar o dibujar con luz. Esta premisa, cuando estamos realizando cualquier tipo de toma fotográfica, no nos la planteamos pues en la mayoría de los casos sin buena iluminación no tendremos una buena foto y somos conscientes de ello. Pero bajo el agua cobra una especial dimensión y es muy importante saber porqué.

 

Partiremos de la base de que en el agua hay una serie de fenómenos que afectan directamente a la luz y su comportamiento y además, el agua actúa como filtro natural de luz. Voy a explicarlo de una manera sencilla. Cuando la luz solar llega a la superficie del agua, entra en ella y se producen cuatro efectos físicos que afectan directamente a su comportamiento y al resultado que vamos a obtener en nuestras fotos.

1. Reflexión

Dependiendo de la posición del sol con respecto a la superficie del agua habrá rayos solares que penetrarán en ella y otros que se reflejarán no haciéndolo. El amanecer y el atardecer son los dos momentos en los que tendremos menos luz por razones obvias, el sol está mas bajo y el ángulo de incidencia es menor con lo cual se reflejará más cantidad de luz. Las horas centrales del día, en las que el sol está perpendicular a la superficie es el momento en el que más cantidad de luz natural tendremos bajo el agua. Las condiciones de la superficie también son determinantes, con oleaje hay más cantidad de rayos que se reflejan y no penetran.

2. Refracción

La luz se refracta, cambia de dirección, en el punto de contacto con el agua. Este fenómeno es debido fundamentalmente al cambio de velocidad de la luz al pasar de un medio a otro, del aire al agua, que al tener densidades diferentes hace que la velocidad “de crucero” sea diferente. El ángulo de incidencia del haz de luz también hace que se genere un mayor o menor cambio de dirección. Este fenómeno afecta directamente a la percepción que tenemos, tanto nosotros con la máscara de buceo como la cámara dentro de una carcasa que tenga frontal plano (con un frontal esférico en forma de cúpula esto no sucede). Los objetos nos aparecen más grandes y más cercanos.

Nuestros objetivos verán variada su focal y para saber exactamente la nueva focal resultante debemos multiplicar por 1.3 con lo cual, por ejemplo, un 100 mm se convierte por efecto de la refracción en 130 mm. Esto a priori sería bueno en tierra pero, bajo el agua, al incrementarse la focal deberemos alejarnos para poder fotografiar la misma escena con lo que añadiremos “masa de agua” entre la cámara y el sujeto lo que equivale a menos cantidad de luz que llega así como más posibilidad de partículas en suspensión.

3. Absorción

pérdida-de-colores bajo el aguaEl agua actúa como un filtro natural que va atenuando los colores. Los de mayor longitud de onda, las correspondientes al espectro cálido, son los que antes desaparecen: rojos, naranjas y amarillos son los primeros en hacerlo. A partir de los 30-35 metros de profundidad todo empieza a tener una dominante azul.

 

La construcción del ojo humano hace que podamos tener más percepción de colores bajo el agua, dependiendo también del ángulo de incidencia de la luz, pero los sensores de la cámaras, si no hacemos el balance de blancos para esa profundidad captarán toda la escena con la dominante azul mencionada. No obstante, en la actualidad, la mayoría de las cámaras permiten modificar parámetros de los balances de blancos para generar uno específico que ayude a compensar las longitudes de onda que se van perdiendo a distintas profundidades, pero recuerda que sin luz…

4. Dispersión

En el agua siempre hay partículas en suspensión. En aguas donde vamos a fotografiar vida “grande” suele haber mucho nutriente en suspensión como plancton, krill y otros seres diminutos que son la alimentación de los sujetos a fotografiar pero que se convierte en un gran inconveniente para los fotógrafos submarinos.

 

Estas partículas, sean de la índole que sean, son iluminadas por la luz natural y por supuesto, por la luz de los flashes o focos. Cada partícula que se ilumina es un haz de luz que no pasa, se refleja y por consiguiente una cantidad determinada de luz que no llega a su destino y que dependiendo de la cantidad y del tamaño puede arruinar la foto.

 

Este aspecto de cómo hacer para situar los flashes e intentar iluminarlas lo menos posible lo veremos en un próximo artículo sobre sistemas de iluminación submarinos y cómo trabajar con ellos, pero te adelanto que si hay muchas partículas en suspensión, hagamos lo que hagamos, van a salir en la foto.

 

particulas-en-suspensión en fotografía submarina

Tras analizar todos estos aspectos del comportamiento de la luz y cómo afecta a la captura fotográfica, es indudable que para hacer fotos de calidad bajo el agua es imprescindible llevar sistemas de iluminación en nuestros equipos. Me encuentro continuamente en mis cursos, talleres y vida profesional personas que están empezando en la fotografía subacuática y que consideran que los flashes o focos son accesorios que ya irán comprando más adelante para ampliar su equipo, estando convencidos de que, mientras tanto, si su cámara lo permite, disparando en RAW tienen la solución a la falta de cromatismo pues luego en el procesado sacan los colores que les daría la luz que les falta. No es así y vamos a ver porqué.

 

Si bien es cierto que hay una ligera ganancia y que de ser una foto monocromática pasa a tener una serie de colores de más o menos intensidad, pero que nada tiene que ver con lo que realmente se conseguiría con una correcta iluminación submarina. Incluso en el procesado trabajando color por color el resultado sería algo más vistoso pero absolutamente nada que ver con la misma fotografía a la misma profundidad y con los mismos parámetros de disparo, pero con una correcta iluminación.

foto submarina monocromática

Monocromática

RAW editado

foto submarina Iluminada

Foto iluminada

Estas tres fotografías que acabas de ver se realizaron en aguas de Maldivas a 19 metros de profundidad y en la hora central del día, donde la situación del sol era perpendicular a la superficie con lo que la penetración de la luz natural en el agua era máxima pues además la superficie estaba en calma. Para la fotografía iluminada se utilizó luz continua con 2 focos de led de 5.000 lúmenes cada uno. En la fotografía monocromática se apagaron los 2 focos y se disparó con luz ambiente en manual (M) a 1/30, f 9 e ISO 640.

 

La titulada RAW editado es la misma fotografía pero después de editar el RAW en Lightroom, con los mismos parámetros que la iluminada pero la iluminación detallada anteriormente. Conviene fijarse en esta última foto pues el primer plano está perfectamente iluminado pero se puede observar, en los corales de la parte trasera como ya no llega la luz y por eso tienen la dominante azul. Como hemos visto, el agua hace de filtro natural y según aumenta la distancia disminuye la intensidad de la luz y desparecen los colores.

 

Si quieres profundizar más en estos y otros aspectos y técnicas de fotografía tanto submarinas como de naturaleza, apúntate a nuestra lista de correo y te mantendremos informado respecto a nuestros próximos cursos presenciales de fotografía.

 

Juan José Sáez

www.juanjosesaez.com

Share this Post!

Descarga nuestro ebook gratuito de iniciación a la fotografía submarina

Suscríbete a nuestro boletín y recibirás el enlace para descargarlo.
Debe introducir un email válido
Debe aceptar la Política de Privacidad para suscribirse