Envíos GRATIS a partir de 100€ de compra +info

Recomendaciones para iniciarse en la fotografía submarina

 

buceadora con compacta

Cuando pensamos en iniciarnos en cualquier actividad desconocida para nosotros hasta el momento siempre procuramos informarnos por diferentes vías; preguntamos a conocidos, leemos en internet, entramos en foros, etc. Ahora mismo la cantidad de información es tal, que a veces puede resultar contraproducente pues contrastar que lo que estamos leyendo se ajuste a la realidad, algunas veces es un acto de fe. Frecuentemente en la tienda nos preguntan por uno u otro equipo con el argumento de que alguien le ha dicho que es el mejor para fotografía submarina y además que ese alguien hace unas fotografías increíbles.

 

Esto, fundamentalmente es fruto de que conoce la técnica fotográfica y además conoce su equipo, pero evidentemente la calidad de una foto no la determina el equipo sino el fotógrafo. Ahora mismo existen innumerables posibilidades en el mercado que nos darán grandes satisfacciones, siempre y cuando conozcamos los dos aspectos anteriores: equipo y técnica.

 

Para realizar fotografía submarina y que los resultados sean los deseados necesitaremos configurar un equipo de fotografía submarina que se adapte a las necesidades de lo que queramos hacer. No es lo mismo un profesional que necesita unos resultados determinados para su trabajo y que requiere un equipo que reúna una serie de requisitos, que un aficionado que lo que pretende es traerse unos recuerdos de sus salidas de buceo, que la persona que participa en concursos o el que quiere consolidarse en la fotografía submarina. En todo caso, lo importante es sacarle el máximo partido al equipo submarino a adquirir y aquí es donde entra en escena la opinión y sobre todo el asesoramiento profesional.

 

Independientemente de la naturaleza de las fotos que vayamos a realizar bajo el agua necesitamos: LUZ, cámara, carcasa estanca, sistemas de sujeción para flashes o focos y dependiendo del tipo de fotografía, determinados accesorios. He puesto el concepto luz en mayúscula para resaltar su importancia. Debido a determinados factores que detallé en este artículo, la luz bajo el agua es imprescindible si no queremos tener la mayoría de nuestras fotos de un monocromo tono azul ya que el agua es un filtro natural de luz.

buceador con reflex

La carcasa submarina es un estuche estanco que alberga dentro una cámara de una marca y modelo determinado. No todas las cámaras tienen su correspondiente carcasa y por el contrario algunos modelos de cámara, fundamentalmente las más profesionales o las que más implantación tendrán en el mercado, tienen varias posibilidades de carcasa de distintos fabricantes mundiales. Los materiales de construcción de las carcasas son policarbonato, aluminio o una mezcla de ambos.

 

El material de construcción aporta resistencia a la presión lo que determina la profundidad máxima de trabajo, siendo el aluminio el más resistente y que, dependiendo del modelo y del fabricante permite sumergir el equipo a 90, 130 o 200 m de profundidad. Por el contrario la profundidad máxima de trabajo de una caja de policarbonato está en torno a los 60 m.

botones camara carcasa submarina

La mayoría de las carcasas permiten el control absoluto de la cámara que albergan en su interior y cada botón o dial tiene su correspondencia, incluso el de zoom o foco manual. La conexión a flashes externos se realiza mediante fibra óptica o conexión eléctrica, dependiendo del modelo y en algunas, especialmente los modelos para réflex, se pueden poner visores magnificadores para poder ver la imagen ampliada con más detalle.

 

Los modelos de aluminio incorporan alarma de humedad que mediante señales ópticas y acústicas avisan de la entrada de agua. También, determinadas marcas, incorporan un sistema de vacío que, mediante una bomba, extrae todo el aire del interior de la carcasa y por medio de un indicador luminoso aporta información de que todo el sistema permanece estanco, avisando si se produce una pérdida de estanqueidad, lo que garantizaría que no hay entrada de agua.

 

Para fotografía ocasional como puede ser publicitaria o de moda que se suele hacer en piscinas o a poca profundidad, existen carcasas flexibles como las de Ewa Marine, que protegen el equipo hasta los 10 m. Montan frontal de cristal ópticamente neutro y son una solución más económica que permite realizar el trabajo con toda seguridad. Estos equipos son más seguros de lo que, a priori, se piensa pues al contener aire en su interior y ser flexibles, simplemente con apretar lateralmente, hacemos un test para comprobar que es estanca. En el caso de rotura la delatarían las burbujas.

En cuanto a la cámara a utilizar lo primero que debemos plantearnos es qué es lo que vamos a hacer, cuántas veces vamos a utilizarla y qué resultamos esperamos obtener: si pretendemos poder ampliar el equipo poco a poco adquiriendo accesorios, si queremos una compacta o algo que nos permita poder cambiar objetivos, si es prioritario disparar en manual o cuanto más automático sea todo mejor, presupuesto a destinar, etc. Todos estos aspectos son los que van a determinar el equipo final.

 

Una vez tengamos clara esta premisa tenemos, como en tierra, 3 tipos de equipos: compactos, CSC (o sin espejo) y DSLR. Todas tienen pros y contras. Enumeraré algunos.

 

Compactas

TG-5 + PT-058 + UWL-400

Los aspectos principales a favor que nos encontramos en las cámaras compactas son: su reducido tamaño y por consiguiente el de su caja estanca, polivalencia al tener la posibilidad de capturas angulares y macro en el mismo equipo y enfoque a través de la pantalla, lo que facilita las cosas bajo el agua. Algunas de ellas son sumergibles sin carcasa a una determinada profundidad, como la célebre Olympus TG-5, sumergible hasta 15 metros sin carcasa, lo que aporta un margen de seguridad importante en el caso de entrada de agua en la caja estanca. La mayoría de los modelos llevan el flash incorporado para trabajar con flashes externos mediante fibra óptica y la posibilidad de poner lentes húmedas (angulares y de aumento) para, sin tener que salir del agua, realizar el tipo de foto que más interese.

 

Como aspectos en contra de este tipo de equipos cabe reseñar: la ralentización del enfoque y del disparo si las comparamos con DSLR o CSC, la limitación, en algunos modelos, de los modos de disparo, no permitiendo trabajar en manual, el tamaño del sensor lo que redunda en la generación de ruido a sensibilidades altas y la limitación de modelos de carcasa para un mismo modelo de cámara y que la mayoría de carcasas para compactas no permiten la conexión de flashes externos mediante cable eléctrico.

Cámaras sin espejo o CSC

Equipo submarino Olympus

A favor de los equipos sin espejo, uno de los factores fundamentales, sobre todo a la hora de realizar viajes, es el peso y el tamaño. Estas cámaras son silenciosas, la rapidez de disparo y enfoque es perfectamente comparable con las réflex, permiten disparar en manual y en modos semi y automáticos, posibilidad de cambiar objetivos dependiendo del trabajo a realizar y más modelos de carcasa submarina para un mismo modelo de cámara. En contra se puede destacar el número de modelos y de objetivos existentes, aunque cada vez hay más y ya en 2017, este tipo de equipos ha superado en ventas a las réflex en Japón (referencia a nivel mundial).

 

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que hay que elegir el objetivo dependiendo de la inmersión a realizar, si el tipo de vida a fotografiar es grande hay que montar un angular, gran angular o fisheye y si es pequeña un objetivo macro, pero esta decisión hay que tomarla antes de saltar al agua.

DSLR o réflex

Hugyfot-carcasa-para-nikon-d500-frontal

En los equipos réflex no existen grandes diferencias si los comparamos con los equipos sin espejo. Hay dos factores uno a favor y otro en contra que serían los diferenciadores: a favor la cantidad de modelos de cámaras y objetivos y por consiguiente de posibilidades de carcasa para un mismo modelo de cámara a poder utilizar y en contra el peso y en tamaño del equipo.

 

Una vez decidido el equipo; compacto, CSC o réflex, es cuando el asesoramiento profesional es fundamental para que la configuración del equipo sea la correcta. Las cajas estancas pueden montar 2 tipos diferentes de frontales: planos y cúpulas. Los planos, debido a la refracción de la luz en el agua, hacen que la cámara “vea” más cerca y más grande, lo que significa que se perderá aproximadamente un 30% del ángulo de visión del objetivo, sin embargo con una cúpula, la focal en el agua tiene el mismo rango de cobertura que en tierra, si bien las cúpulas se utilizan para objetivos angulares y los planos para macros hay muchos factores a reseñar en unas y otros pero de esto y otras cuestiones relacionadas con los frontales y posibles accesorios, trataremos detenidamente en un artículo específico.

 

5 razones por las que la Olympus TG-5 nos vuelve locos

7 consejos para iniciarte en la fotografía submarina

Share this Post!