Engrasando las tóricas

grasa_silicona

Las juntas tóricas de carcasas, flashes y focos deben de ser engrasadas sistemáticamente con grasa de silicona.

cant_grasa

La cantidad para engrasar toda la superficie de la tórica de una carcasa de réflex, por ejemplo, debe ser mínima.

engrasado

Extenderemos cuidadosamente la grasa de silicona sobre toda la superficie de la junta, sin que queden grumos.

extrac_torica

En el caso de tener que extraer la junta, hacerlo siempre con un extractor o la punta de un carnet, nunca con algo metálico.

Las juntas tóricas de carcasas, flashes y focos deben de ser engrasadas sistemáticamente con grasa de silicona.

Cabe reseñar que la grasa de silicona es única y exclusivamente para que la tórica no pierda propiedades de elasticidad, pero que en ningún momento una gran cantidad de grasa ayuda a hacer nuestra carcasa más estanca, todo lo contrario, un exceso de grasa puede dar lugar a inundaciones.

La cantidad para engrasar toda la superficie de la tórica de una carcasa de réflex, por ejemplo, debe ser aproximadamente el equivalente al tamaño de 2 granos de arroz, algo menos en una compacta. La depositaremos sobre la yema del dedo corazón y lo frotaremos contra el pulgar, para luego pasarlo por encima de la superficie de la junta. Se trata de que esta brille pero que no quede resto alguno de grasa visible, pues esto puede causar una entrada de agua. Esta labor la realizaremos cada 2 o 3 inmersiones. No obstante, cada vez que se abra la caja estanca, el flash o el foco, conviene pasar el dedo, por toda la superficie de la junta o juntas, para evitar que se quede cualquier elemento (arena, pelo, fibra…etc) que pueda causar una entrada de agua. Las manos deben de estar limpias y secas antes de realizar esta operación, pues algunas veces se puede quedar sal cristilizada que podemos pasarle a la junta tórica.

Las juntas se deben engrasar puestas en sus alojamientos de la carcasa, flash o foco. Sacarlas de ellos y engrasarlas fuera, puede suponer en muchos casos que las estiremos, por mucho cuidado que tengamos. Cuando una tórica se estira existe un riesgo muy alto de inundación, pues se saldrá de su alojamiento, casi siempre en el momento del cierre.

Una junta bien engrasada, alarga su período de uso, aunque los fabricantes recomiendan cambiarlas cada año o año y medio.

Hay juntas que no necesitan ser engrasadas, pues su composición no lo requiere. Todos los fabricantes indican la naturaleza de sus juntas en las instrucciones que acompañan a los equipos.

Los botones y mandos de las carcasas también llevan tóricas en cada eje que pueden ser engrasadas con grasa de silicona líquida. Esta labor, se puede hacer perfectamente todos los años cuando acabemos la temporada de buceo o en su lugar cada 6 meses.